...Porque siempre hay un "Plan B" para cada ocasión...para alegrarnos el día a bocados y pequeños tragos...

viernes, 17 de febrero de 2012

Crema de arroz con leche

Crema de arroz con leche
Porque no todo iba a ser horno horno y más horno, porque hay que dejarlo descansar y porque queremo reducir la factura eléctrica, jeje...decidí preparar esta receta muy sencilla y muy rica de Ramón Roteta, colaborador de Eva y Karlos Arguiñano en su página Hogarutil. Reconozco que no soy yo de postres típicos y tradicionales, salvo contadas excepciones (la tarta de galletas de toda la vida y la de queso son las mejores del mundo mundial). De hecho, no me entusiasma nada el arroz con leche clásico, sobre todo si se trata de una pasta compacta y dura. Me gusta que sea más líquido, más cremoso; aunque en mi casa era uno de los habituales. Mis recuerdos del arroz con leche van siempre ligados a mi padre y su "versión adulterada" del postre que consistía en echarle 2 kilos de azúcar por encima y otros tantos de canela...Es que el dulce lo pierde!! Pues bien, esta versión más ligera y cremosa era ideal para probar y convencer a los clásicos del arroz con leche que otros mundos son posibles:

Ingredientes:
  • 400ml de leche (mejor entera, aunque yo usé semidesnatada y quedó igual de bueno)
  • 1/2 cáscara de limón sin la parte blanca
  • 50g de arroz
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 100ml de nata líquida
  • 2 hojas de gelatina
  • canela en polvo y en rama
  • agua
Elaboración:
  Calentamos la leche con dos cucharadas de azúcar, media rama de canela y la cáscara de limón y añadimos el arroz. Cocemos lentamente removiendo de vez en cuando con una cuchara de madera, hasta que el arroz esté blando (aproximadamente 25 minutos). Retiramos la canela y el limón y trituramos todo. Añadimos las hojas de gelatina remojadas previamente en agua, las diluimos y lo dejamos enfriar. A continuación montamos la nata con otra cucharada de azúcar y lo mezclamos con la crema anterior.
Preparamos un caramelo con la cucharada de azúcar restante y agua. Lo vertemos en los moldes escogidos, dejamos enfriar y añadimos la crema de arroz con leche. Dejamos que cuaje. Para volcar los moldes, podemos sumergirlos en un poco de agua tibia para que se desprendan más fácil. Y ya están listos para comer! Súper cremosos!!

3 comentarios:

Tu opinión le da sentido a este blog; Vamos! No te cortes!!