...Porque siempre hay un "Plan B" para cada ocasión...para alegrarnos el día a bocados y pequeños tragos...

miércoles, 26 de noviembre de 2014

José Luis Aristegui, el Hombre que Susurraba a las Viñas, en #ViñosconRaíces


El pasado jueves 13, una vez más en VideVide, tenía lugar una de las catas incluidas en la serie de #ViñosconRaíces, que nos traerá cada jueves hasta el 18 de diciembre siete bodegas distintas cuyos responsables dirigirán y comentarán las pruebas de vino.

¿Qué es Viños Con Raíces? Una actividad que parte de la exposición fotográfica realizada por Michael Volker Kopa en siete bodegas gallegas, donde se retrata a sus responsables o a los enólogos y pretende poner de manifiesto el binomio persona-terruño como parte inseparable a la hora de elaborar el vino. En sus fotografías podemos observar claramente cómo se pretende reflejar la personalidad de cada uno de los bodegueros o enólogos en simbiosis clara con la tierra de la que extraen su producto. Cada uno de esos retratados vendrá cada jueves a VideVide a comentarnos sus vinos, todos ellos de altísima calidad y producción limitada, que comparten una filosofía de vida, de elaboración y de respeto y arraigo a la tierra.
Detalle de la exposición fotográfica de Michael V. Kopa

En este caso el turno era para José Luis Arístegui, propietario y responsable de la bodega del mismo nombre. A Arístegui es imposible no elogiarlo: Amor por la tierra y la viña, y respeto máximo al trabajo bien hecho... un trabajador incansable, silencioso, que observa atento sus viñas, las escucha para saber de sus necesidades... y ellas siempre dan lo mejor que tienen... unos vinos de 10.

La bodega es la más joven de la D.O. Valdeorras (2011), pero en realidad es el fruto de toda una historia familiar que comienza con su abuelo, luego su padre y ahora él. La mayoría son, por tanto, viñedos viejos que ya pertenecían a la familia; donde antes se empleaban sólo para elaborar vino de "colleiteiro", se ha buscado ahora la especialización y modernización para sacar al mercado una partida de vinos de altísima calidad vinculados a un terreno particular.

Es ahí donde reside la fuerza de los vinos de Arístegui: la tierra, el "terruño", eso es lo que consigue dar la distinción a las cepas y sus uvas... De esas laderas pizarrosas con esquistos, de donde sale su Traste, por ejemplo, o también de otras más arcillosas, todo ello no es más que un claro ejemplo de la importancia de la tierra para que una determinada uva muestre todo su potencial. Posiblemente la Garnacha tintorera de su Traste no sería la que es si no procediese de donde procede.

De ese respeto por la biodiversidad de cada finca, de la tradición, de actuar lo justo, allí donde es necesario, nacen los vinos que esa noche pudimos catar en VideVide, y que yo he tenido la fortuna de probar en ocasiones anteriores.


El primero de la noche fue su Godello 2012, para luego compararlo con el 2011. Diferentes añadas, diferentes vinos, desde luego. 2012, año complicado aporta un vino más intenso, más complejo al principio. no busquéis el típico godello aquí, porque no lo encontraréis. Este es el Godello de Aristegui, para mí, me atrevo a decirlo, los mejores blancos de la contorna y de mucho más allá. Destacan sus aromas herbales, mezclados con alguna fruta blanca, es fresco, y mantiene ese equilibrio con la acidez de toque cítrico en boca. 2011 siempre ha sido mi debilidad, mi pasión, un vino más ligero, lleno de sutilezas, se advierten aromas a miel, vuelven las hierbas aromáticas y algún toque a frutas más maduras.
En común también se perciben muchas cosas, además de que, obviamente, la variedad Godello aporta sus caracterísicas a ambos vinos: se aprecia el trabajo de Aristegui con las lías durante meses, y el respeto y no intervención en la viña, al tratarse de añadas tan diferentes. Son vinos equilibrados, de acidez correctísima y que desde luego, podremos conservar durante años en botella... Otra cosa será que consigamos aguantar una botella mucho tiempo en casa!

jueves, 6 de noviembre de 2014

Atrium Vitis: Con A de Albariño en #probas no VideVide


El pasado jueves 23 de octubre, en el ya habitual cuartel general VideVide, asistí a la cata de los vinos de una de esas bodegas que siempre se me habían escapado por falta de tiempo y planificación: Atrium Vitis.
Esta bodega, situada en Toucedo, Quiroga, Subzona de Quiroga-Bibei  (Ribeira Sacra) lleva pocos años en la D.O., pero cuenta con una gran tradición familiar. Propiedad en la actualidad de Javier Mendoza y Ana Gadín, el abuelo de Javier ya elaboraba su propio vino en casa gracias a las hectáreas de viñedo que poseía. Las generaciones posteriores continuaron con la tradición, y esa pasión se convirtió en un una razón de ser, una forma de vida: de vender la producción a otras bodegas de la Ribeira Sacra, pasaron a tomar la decisión de elaborarlo ellos mismos, bajo el nombre de Pacio de Donas.
Y por qué el Albariño como buque insignia de la bodega?? En una zona donde tradicionalmente la elaboración de tintos es lo más frecuente, en una zona donde, de primar una uva blanca, esa sería Godello... ¿por qué Albariño?
Pues porque la familia ya poseía las cepas desde los años 50, porque su abuelo tenía un empeño personal en la elaboración de blancos, y optó por un albariño en espaldera que aprovecha lo mejor del sol en una zona de contrastes climatológicos, y que se adapta a la perfección con el terreno de canto rodado de su finca.
Hace poco más de un año que sacaron sus vinos al mercado, y bajo mi punto de vista, merecen toda nuestra atención:
Empezando por las personas, por Javier y Ana, que te invitan a escucharlos en silencio... a esa forma que tiene Javier de narrar la historia, de vivir la viña y contar sus vinos...
Javier y Ana en un momento de la presentación de sus vinos
Y es que tienen motivos para estar orgullosos, sin duda, un albariño fermentado sobre lías en barricas de roble francés... que confundiría a cualquier sumiller que se precie en una cata a ciegas.... un albariño que conserva parte de sus característicos toques cítricos, pero más evolucionados, marcados por esa madurez que la uva alcanza en estas tierras, completamente diferentes a las latitudes más atlánticas. Significa por ello que ya no es albariño? No, significa que no es albariño de las Rías Baixas, significa que es albariño de la Ribeira Sacra; ni mejor, ni peor, solo diferente. Y viene a redundar en lo que el terreno y el clima pueden aportar a este maravilloso arte de hacer vino... eso, y el respeto a la viña, al amor por lo simple y al dejar hacer... No hay más.
Pacio de Donas Albariño 100%
Es por eso que este Pacio de Donas 100% Albariño es un vino muy a tener en cuenta; debemos abrirlo, en mi opinión, unos 20 minutos antes de su consumo, no ha de estar excesivamente frío... debemos dejar que salga toda esa expresividad que las lías aportan a este blanco, Sorprendente, complejo, un vino sin filtrar, potente en boca, pero conservando acidez y untuosidad que auguran buena vida en botella. Aparecen en nariz las frutas y al final esos toques a piel de naranja, también los ahumados... Acompañado de un buen surtido de quesos gallegos puede ser como ascender al paraíso...
En la contraetiqueta de los vinos podemos leer una dedicatoria/poema de Antonio Portela (O Viticólogo dos Bagos)... quién mejor que él parar transmitir esa delicadeza y sensibilidad que acompaña al mundo del vino?

viernes, 31 de octubre de 2014

Madrid se come y se bebe: #MadrEAT sobre ruedas!

Foodtruck de LaFinca
Comida sí, pero también vinos... y amigos por los cuatro costados de Madrid. La "excusa" perfecta para combinar tan buen triángulo, fue mi escapada de fin de semana largo a una ciudad en la cada vez tengo más motivos para regresar.

Primero porque me debía a mi misma una visita desde hace casi dos años y segundo, porque iba a estar con amigos muy queridos y a conocer en persona a otros que ya forman parte de ese lote de motivos para volver muy pronto.

El viernes 17 aterrizamos en un Madrid soleado y caluroso, ideal para el terraceo por la zona de Malasaña y Chueca: una Estrella Galicia y unos pinchos servidos en el típico plato de madera de servir el pulpo? Pues sí, en La Tita Rivera, un local bien chulo y con una bonita terraza para disfrutar tanto en verano como invierno, si encuentras sitio, claro!! Muy conocidas sus famosas LaTitas: Sangría, Shandy, De Verano....
Estrella Galicia en La Tita Rivera
De ahí a Tasca Celso y Manolo, local que resucita la antigua tasca Argüelles en Chueca, homenajeando a sus antiguos dueños. Aquí se pueden encontrar hasta 70 recetas tradicionales y divertidas, con nombres como las Empanadillas Martes y Trece, bocadillos históricos, arroces anárquicos... También tiene una buena carta de vinos, con hasta 40 referencias. Merece la pena dejarse caer por el local.
Tasca Celso y Manolo
Pero el día especial, sería sin duda, el sábado. Escogí como "meeting point" el MadrEAT Market, ubicado en el Jardín Botánico de la Complutense. Que qué es MadrEAT?? Pues el primer Street Food Market de Madrid que se celebrará el tercer fin de semana de cada mes.

Concepto ya muy extendido en Reino Unido o Estados Unidos, comienza a tener tirón en nuestro país.  Ese sábado era el primero de todos, el de la puesta en marcha... y... fue una locura!! Superadas todas las previsiones sin duda (más de 15.000 asistentes y 20.000 platos servidos), era una buenísima oportunidad de poder acercarse a la gastronomía de calidad a precio asequible y en un formato más que atractivo y sugerente. Cuenta con la participación de chefs reconocidos como Estanis Carenzo (Sudestada), Luis Arévalo (Kena) e Iván Domínguez (Alborada, 1* Michelín, Alabaster ahora en Madrid), que componen el consejo asesor de todos los proyectos que se presentan para formar parte de este Street Food.
 Qué mejor ocasión de hacer patria que empezar por una Estrella Galicia y acompañarla de las empanadas de Iván? Está elaboradas con masa de maíz y agua de mar, de bonito, xoubiñas, carrillera, pulpo, zamburiñas...
Iván Domínguez en plena faena

martes, 14 de octubre de 2014

#FacendoOraposo: Vendimia 2.0 en Adega Entreosríos

Uva raposo: muy perjudicada por las lluvias de este año
Raposo... Vendimia 2.0...Suena todo un poco raro, lo sé. Quienes hayáis leído algún post mío anterior sabréis de qué hablo cuando hablo de Raposo: Se trata de una variedad de uva blanca que adopta este nombre en la zona del Barbanza, y que se denomina Blanco Lexítimo en la zona de Betanzos y Branca do País en Negueira de Muñiz.
Fincas de raposo (foto: Jose Manuel García)
¿Que por qué ese hashtag, #FacendoORaposo? Bien...ahí entra la parte de "Vendimia 2.0": Se trató de una vendimia un tanto atípica, donde nos reunimos un grupo de amigos comandados por Jose Crusat, responsable de la Adega Entreosrios, situada en A Pobra do Caramiñal (del que ya os he hablado en más ocasiones), y que tuvo gran impacto y presencia en las redes sociales (Facebook, Twitter e Instagram). La idea era volver a poner en valor la fiesta de la vendimia (haciéndolo más visible a través de las redes sociales), tan típica antaño en las casas y un poco olvidada en la actualidad. La fiesta de la vendimia es eso: una fiesta; no sólo se recoge la uva y se procesa, sino que se realizan una serie de actividades en torno a eso: comer, beber, música, juegos...
En primer plano Jose Crusat en la Adega Entreosríos distribuyendo el trabajo que íbamos a realizar
Nosotros vendimiar, no es que vendimiáramos mucho, tan solo algunas cepas de albariño y alguna finca donde había el poco raposo que la lluvia este año nos ha querido regalar, pero sí puedo aseguraros que la experiencia fue fantástica, que lo pasamos en grande y que todo fue excepcionalmente agradable gracias a Jose Crusat y su familia que nos trataron de lujo. De Adega Entreosríos tampoco voy a hablaros, no valen las descripciones: hay que ir allí. Como avance, os dejo el enlace a su Facebook y a su página web. Un sitio ideal para disfrutar en compañía, realizar actividades y, cómo no, beber el vino que elaboran.
Algunas imágenes de la casa de turismo rural Adega Entreosrios




Puestos los cimientos de esta Social Harvesting, no voy a contaros mucho más; este será un post diferente donde hablarán más las imágenes que los textos. Algunas imágenes son mías, otras de mis compañeros de vendimia, también apodados #comandotijera. Podéis ver más información sobre el evento siguiendo el hashtag #FacendoOraposo,donde se fue comentando en tiempo real la vendimia y también en las entrevistas realizadas para el programa Come e Fala de la Radio Galega del que os dejo el enlace: http://www.crtvg.es/rg/a-carta/come-e-fala-come-e-fala-do-dia-05-10-2014-903935

#comandotijera listo para la acción (foto: Jose Manuel Garcia)
Reparto de las tijeras para cortar los racimos: Ojo a las tijeras de Hello Kitty... las más buscadas!! (Foto: Jose Crusat)
Cepas de albariño, de las que también vendimiamos alguna parte
Y como esto de vendimiar da bastante hambre, qué mejor manera de saciarla que yendo al Bar Nuevo en A Pobra do Caramiñal para comer unos de sus famosos bocatas de pulpo y queso San Simón da Costa?? Están realmente espectaculares...podría comerme tres!! y si lo amenizamos con Altares de Postmarcos, el albariño de Entreosrios, ya ni os cuento!!!!

Selfie del grupo con la gente de Bar Nuevo, gracias Jose Mariño por tratarnos tan bien!! (foto: Jose Manuel García)
De vuelta en la bodega, escuchamos a Jose Crusat contarnos cómo elaboran sus vinos...Un placer atender y aprender de tan buena gente como la familia Crusat.

Por si nos habíamos quedado con hambre, el jefe de la casa, nos preparó una carne ó caldeiro para quitar el sentido. Pudimos disfrutarla junto con el resto de la familia y las personas que ayudaban en las tareas de vendimia. Momento estupendo para compartir mesa y mantel con todos ellos GRACIAS!!!!
La gran mesa en la que pudimos comer la carne ó caldeiro (foto: Jose Manuel García)
En la sobremesa tocaron charlas y paseos por la zona, y también el momento de grabar las entrevistas para Come e Fala!!




Ya para acabar, también hubo momentos de diversión para los más pequeños, que pudieron pisar la uva la más puro estilo tradicional: Con los pies.
los peques pisando uva (foto de Victor O Bandullo)

Los menos peques atendiendo a Jose Crusat

viernes, 10 de octubre de 2014

De donde nace el vino: Cata de uvas en Vide Vide o #Somosloquecomemos

A punto de empezar al cata en Vide Vide
El pasado martes 23 de septiembre, y de nuevo enmarcado dentro de las actividades desarrolladas dentro de Compostela Gastronómica, tuvo lugar en Vide Vide una cata bien diferente: No se trataba en esta ocasión de una cata de vino al uso, se trataba de empezar por el principio, por saber de dónde viene lo que nos bebemos, desde que el fruto comienza a nacer hasta que se recoge, principalmente durante el mes de septiembre.

La ocasión era, por tanto, única y privilegiada, dado que, estando en el mes que estamos, será una de las pocas veces que podamos hacer una cata de uvas listas para vendimiar, y que guardan ya en su interior la esencia que luego transmitirán la vino.

Martiño Santos, uno de los socios de Vide Vide, comenzó la introducción haciendo un bonito repaso por las fases de crecimiento de la uva y también "desgranando" el fruto, explicando lo que aportan al vino cada una de sus partes. También tuvimos la ocasión de usar un refractómetro para comprobar el grado alcohólico de la uva, que variaba sensiblemente dentro de la misma variedad si ésta se producía en diferentes zonas climatológicas.
Usando el refractómetro
El nutrido grupo que allí estábamos pudimos luego ir probando las diferentes uvas de las distintas zonas productivas de Galicia que los bodegueros aportaron a esta cata: entre ellas rarezas autóctonas como el Ratiño o el Raposo en blancos, o la Loureiro Tinto o Brancellao en tintos.

Dado que estaban presentes bodegueros como Jose Crusat de Adega Entreosrios, o Roberto Rivas y Diego Rubianes, de Adega Moraima (y también su enóloga), pudimos escuchar de primera mano, cómo se realiza la vendimia y elaboración de sus vinos, y también las dificultades que este año nuestro clima les ha puesto para poder hacer un buen producto.

La cata de uvas, sirvió, además, para comprobar cómo influye la climatología dentro de una misma variedad; así, la albariña de la zona de O Ribeiro estaba mucho más madura que la misma uva de la zona de O Salnés, por ejemplo. Lo mismo sucedía con la Treixadura, que en zonas más atlánticas todavía estaba verde y ácida, sin desprender su aroma tan característico.  Esa año además, climatológicamente tan complicado y con un verano más frío y húmedo de lo normal, está trayendo verdaderos problemas a los bodegueros, sobre todo a los de zonas más costeras, como Rias Baixas y Barbanza. Algunas de las variedades más sensibles al clima, se verán seriamente perjudicadas por estas últimas lluvias, tanto que, es incluso probable que este año no puedan sacarse al mercado monovarietales elaboradas con algunas de ellas: tal es el caso del caíño tinto o el raposo en blancos.
Algunas de las variedades catadas
Tras la cata de uvas, también toco, cómo no, catar algunos de los vinos elaborados con las variedades mencionadas anteriormente. Es ahí donde se puede comprobar (aunque todavía me falta mucho para tener tan buen paladar), cómo el aroma y el sabor de la uva pasa al vino, sobre todo al principio, donde más se percibe.

Comenzamos por el Vulpes Vulpes, monovarietal de Raposo, enmarcado dentro de la IGP Terras de Barbanza e Iria, que al igual que la uva, tiene un alto potencial aromático, el "chanel" de los blancos, lo llamaría yo, sus aromas a flores son espectaculares... Le auguro también un buen envejecimiento en botella, dada su frescura y acidez final.

lunes, 29 de septiembre de 2014

Esto va de #Superhéroes sin capa: Cata de Sebio en Gastroteca SCQ

Xosé Lois Sebio y Patxi Movilla en acción
El viernes 19 de septiembre me acerqué a la Gastroteca SCQ para asistir a una de esas catas organizadas por Patxi Movilla y Natalia Torres que uno no se debe perder: Una cata sólo apta para superhéroes... y superheroínas!!! No me considero yo una supernada en ninguna faceta de mi vida, pero sí creo que he sabido conocer a gente que me ha transmitido pasión por las cosas que hace y entre ellos se encuentra Xosé Lois Sebio. Los viticultores, los "vignerones", esos son los auténticos apasionados (#superhéroes) de su trabajo, nosotros los espectadores dispuestos a dejarse empapar de conocimientos y  buen vino, algo que traspasa las fronteras de lo meramente sensorial y te deja poso más adentro, en el alma... Eso es la pasión por las cosas bien hechas. Sebio, un claro ejemplo, evidentemente no el único!

Así que, esta vez sin capa de superheroína, me senté a la mesa de cata junto con otros 9 afortunados. La cata se enmarcaba dentro del programa de actividades de Compostela Gastronómica, que tuvo lugar en Santiago de Compostela del 19 al 27 de septiembre. En una noche en la que la lluvia no daba tregua, en aquella sala subterránea, parecíamos conspiradores de una guerra pasada, una cata "clandestina" propia de años de ley seca... Sin duda el entorno le daba un plus especial a lo que Sebio nos presentaría esa noche.

Podría estar horas hablando de los Viños de Encostas (vinos de zonas con identidad muy acusada, en laderas y zonas de difícil acceso y elaboración), proyecto de Sebio bajo el que se enmarcan sus creaciones más personales y arriesgadas, pero se convertiría en un post eterno y pretendo simplemente dar un par de notas y apuntes de cada uno de los vinos catados.. Lo que intento es, pues, acercaros un poco a sus vinos...sólo a medio camino, para que el resto del camino lo hagáis vosotros... Es toda una declaración de intenciones: Debéis probar sus vinos... y yo no puedo hacerlo por vosotros.

El primero de la noche fue una primicia que yo ya tuve la gran suerte de probar en Tui, en la Emoción dos Viños (os invito a leer de nuevo el post) y que todavía no ha salido al mercado... O Con 2013, albariño de Rías Baixas, que Sebio elabora junto con Xurxo Alba, de Albamar en un su finca de Castrelo: 100% elaborado en inox, sin lías ni barricas. Se me acaban los calificativos para este vino, sobre todo por su potencial, por todo lo que puede llegar a ser, dado que todavía está "por hacer" en botella. Traía mis recuerdos sensoriales de Tui, fue el blanco que más me sorprendió, y de repente volví a sentirlo, pero todavía más...el vino ya ha cambiado desde junio y lo seguirá haciendo... La sutileza de la piel de limón, la frescura... Tan sólo dejándolo reposar en la copa y catándolo media hora después, este O Con ofrecía matices completamente diferentes... Y todavía más sorprendidos cuando un par de horas después, el muy insolente nos volvió a ofrecer toques cítricos propios de un vino con un frescor y acidez que merecen la pena la espera a la que nos someterá para verlo en todo su esplendor.

jueves, 25 de septiembre de 2014

#MoraimaCaiño: Echar la vista atrás, mirando hacia adelante

Logo de Moraima Caíño... Chulo!!!

El pasado jueves 18 de septiembre la que os escribe se trasladó al Pazo da Crega, en la localidad pontevedresa de Barro, para ser testigo, junto con otros amigos, compañeros y amantes del vino de la presentación de Moraima Caíño, el tinto elaborado con la variedad caíño de la Adega Moraima.
Esta cooperativa, nacida en 2006, cuenta en la actualidad con 11 socios y elaboraba, hasta la fecha, dos blancos: Aba de Trasumia y Moraima Albariño. Los dos blancos tampoco quisieron perderse la fiesta y formaron parte del evento para dar paso al plato fuerte: Moraima Caíño.


Pues bien, en una apuesta personal por poner en valor las variedades autóctonas de Rías Baixas, Moraima decidió elaborar un tinto 100% caíño, recuperando y cuidando con mimo las cepas viejas (prefiloxéricas en algún caso). A la labor y empeño de los socios ha de sumarse el trabajo llevado a cabo por la enóloga de la cooperativa, Cristina Yagüe, que comentó las notas de cata junto con Mercedes González.
Moraima Albariño y Moraima Caíño

También tuvimos la ocasión de probar la uva con la que se elabora este vino y así poder comprobar de primera mano las particularidades del caíño. Un vino "bravo" de entrada, que necesita que se le entienda, como vino atlántico que es, de forma  muy diferente a un vino elaborado en otras latitudes. Es por tanto un tinto de marcada acidez, en la que primero aparecen notas de frutas del bosque y toques balsámicos. Me llamaron poderosamente la atención los matices tostados e incluso avainillados una vez reposada la copa. En boca resulta amable, goloso, la acidez equilibrada y se adivina una buena evolución en botella... eso si sabemos esperar, porque sólo se han elaborado 2200 botellas de este Moraima Caíño. Expectante de ver esa evolución!

La fiesta se prolongó unas cuantas horas, en buena compañía, de buena gente y buenos vinos...al final de la noche el Caíño se cotizaba mucho... hasta había que buscarlo por debajo de las mesas!!!
Breve muestra de nuestro amor por el vino...

Sólo me queda darles la enhorabuena (y las gracias por invitarme) a los socios de la cooperativa por su apuesta por lo nuestro, por recuperar la tradición en la elaboración y recuperar las castas autóctonas, algo que en Galicia, los bodegueros sensibles, los que luchan por lo auténtico, están sabiendo apreciar desde hace algunos años ya. Larga vida al vino gallego!!!
Creo que esta foto es de Kike García Cerviño (Alacena Roja)...es la única buena, así que con tu permiso...

P.D. Os pido perdón por la calidad de las fotos, pero ese día mi móvil me comentó que no le apetecía trabajar y decidió sacar las fotos oscuras, así, como para dar ambiente... :(