...Porque siempre hay un "Plan B" para cada ocasión...para alegrarnos el día a bocados y pequeños tragos...

martes, 29 de julio de 2014

Galicia en Catas y XVII Feira do Viño de Valdeorras: el homenaje al vino gallego #nonstop


Pues si, amigos, todo un homenaje! Y sin casi tiempo para descansar. El jueves 10 de julio visité el Parador dos Reis Católicos en Santiago para asistir a Galicia en Catas 2014; un evento organizado por la Consellería do Medio Rural e do Mar de la Xunta y en el que se podían catar más 200 referencias de los mejores vinos, licores  y aguardientes gallegos de las DO's e IGP's. Además de vino, también había degustación de quesos y mieles, premiados en las Catas de Galicia 2013.

A los quesos y mieles ni llegué...lo único que había en los platos eran mondas tristes y abandonadas a su suerte y mi cara famélica y pesarosa por no haber podido hincarle el diente a ninguno...
Lo que te encuentras en cuanto entras a la Nave Central de la Capilla del Parador es una sala repleta de vinos de las DO's e IGP's de Galicia, todos muy bien colocados según su Denominación o IGP correspondiente: Valdeorras, Ribeiro, Ribeira Sacra, Monterrei, Rías Baixas, Vinos de la Tierra de Barbanza e Iria, de Betanzos...De nuevo coincidí con Jose Crusat (Altares de Postmarcos de Adega Entreosrríos, IGP Terra de Barbanza e Iria), con el que compartí unos vinos más tarde.

Enfrentarse a todo aquello tampoco es tarea fácil... No puedes probarlo todo en un par de horas! A las 20:00 pretendía asistir a la cata comentada de los vinos premiados con el Acio de Ouro al Mellor Branco e Tinto de Galicia, así que el tiempo era oro también....
Entre charlas con amigos y demás historias poco tiempo hubo, pero me valió para crearme una opinión realmente positiva en cuanto a organización, puesta en escena y visibilidad, cada botella bien identificada, con su enfriador al lado, muy vistoso y accesible...bien. Yo me decanté por los blancos dada la hora que era y el calor ambiental...Cuñas Davia, uno de mis favoritos de DO Ribeiro, Manuel Rojo, premiado en los últimos Premios del Ribeiro por su Colleiteiro, Canción de Elisa, etc...Luego me paré en otras DO's, con Galgueira de Valdeorras, Sin Palabras de Rias Baixas, cómo no....


Poco más pude catar, tan solo mirar la disposición para ver si después de la cata de las 20:00 podía echarle el guante a alguno más...
Así que nos sentamos en el espacio habilitado para la cata comentada por Nacho Costoya: uno de los sumilleres más galardonados de España, finalista de la Nariz de Oro, y un largo de etcétera de premios adornan su currículum. En la cata se nos habló de los Premiados con el Acio de Ouro al Mellor Branco e Tinto de Galicia y también de los premiados por cada Denominación de Origen. Nacho fue guiando la cata, dando apuntes para los que se iniciaban en esta tarea tan bonita, y también adornando sus notas con toques de poesía que maridaban muy bien con los vinos que estábamos catando; Los Acios de Ouro: Quinta do Couselo por los blancos (Rias Baixas, subzona O Rosal, uno de mis favoritos) y Crego e Monaguillo por los tintos (Monterrei, una DO que cada vez me apasiona más, sus vinos tienen mucho que ofrecer). Luego los premiados por cada DO: Godeval Godello (Valdeorras), Viña Farnadas, Treixadura  (Ribeiro: el que más me gustó de la cata...todo aroma! y qué matices en boca...genial!), Pazo Villarei Albariño (Rias Baixas), San Mamed Mencía (Ribeira Sacra), Quinta das Tapias, Treixadura (Monterrei). La cata muy amena y realmente interesante. Un lujazo poder catar a los premiados!

 Sin tiempo para mucho más (me hubiese gustado ir al día siguiente para catar algún otro vino más), al día siguiente tocaba madrugón y la noche se alargó un tanto más de la cuenta, el viernes emprendí rumbo para mi adorada Ourense, dispuesta a coger fuerzas para el sábado acercarme a O Barco de Valdeorras y darme una vuelta por la XVII Feira do Viño de Valdeorras.

Vistas desde El Malecón en O Barco de Valdeorras
Bajo una calor digno de las tierras que me han visto nacer, tomamos carretera hacia O Barco. Pregón a cargo de Cristina Pato (yo llegúe tarde lógicamente), grabación del programa de la Ser "No es un Día Cualquiera" de Pepa Fernández y presentación de la película de Ignacio Villar "A Esmorga", con Morris a la cabeza; todo un lujo para amenizar la Feria!  Tenía muchas ganas de reencontrarme con algunos amigos viticultores que están haciendo una trabajo realmente fantástico para esta DO, por y para su tierra, porque si algo los caracteriza es LA TIERRA, que confiere a sus vinos un carácter realmente único.
Allí me encontré por tanto, con José Luis Arístegui, un crack de persona! De sus vinos...qué decir? Tal vez no sea imparcial o tal vez sí, es que son sencillamente brutales, son un "must" en cualquier vinoteca, bajo mi opinión...Su Traste de Garnacha Tintorera es....MA-RA-VI-LLO-SO, potente, largo, toda una definición de la tierra donde nace, ese suelo de pizarra, cepas centenarias, puro mineral, taninos bien marcados, con carácter único... Nada más que decir...solo PROBADLO. Su Mencía quedó en el 2º puesto en la XV Cata de la Feria de Vinos de Valdeorras.
Con José Luis Aristegui


Luego pude saludar por fin, tras un par de años sin vernos en persona, a los hermanos Sánchez: Joaquín y José Luis de Alan De Val, otro ejemplo de buen hacer y de carácter único y marcado en sus vinos. Son otra de mis debilidades. Entre las 9 variedades con las que cuenta la bodega, en esta feria pude catar su Alan de Val Godello, Pedrazais Godello (fantástico), Mencía Joven, (que luego resultaría ganador en la XV Cata de la Feria de Vino de Valdeorras), Escada Garnacha: siempre ha sido uno de mis favoritos, de los primeros que probé hace años para comprobar las grandes cosas que se están haciendo en esta zona con la garnacha tintorera, tan denostada antaño. Aunque no lo llevaron a la feria, os recomiendo que no dejéis este mundo sin probar su A Costiña 100% Brancellao, variedad autóctona: vino potente, con mucho cuerpo, de aromas dulces y a violeta, en boca brutal, mineral, permanece; no tengo la capacidad técnica para describir este vino como debería, simplemente es de otra liga, realmente fabuloso, y muy bueno como vino de guarda.Otro "must" es su Castes Nobres, elaborado con tres variedades autóctonas: Brancellao, Sousón y Caíño, también alucinante.
Con Joaquín y José Luis Sánchez de Alán de Val

Además de compartir charla con Alan de Val y Arístegui, también me acerqué por el stand de Roandi para volver a probar su Brinde de Rosas rosado, fresco, muy adecuado para ese caluroso día. Luego tocó visitar a Adega da Pinguela, doblemente premiados con sus Ventura: Mención Especial para otras añadas para su Ventura Garnacha '11 y tercer premio para su Memoria de Ventura Mencía.


El ambiente en la feria era bueno y animado y antes de tomar rumbo de nuevo a Ourense, me paseé algún otro stand: Godeval, también premiado en la Feria (también Acio de Oro de su DO hacía pocos días), A Coroa, Quinta da Peza, Sampayolo, Guitián, Casal Novo, etc.


Sin tiempo para más tocó volverse a Ourense mientras una superluna llena se posaba entre las montañas. Me llevo muchas reflexiones de esta feria; que una DO como Valdeorras debería ser mucho más visible de lo que ya es; se mueven bien en las redes a través de su página web, muy lograda, vistosa y actual, pero falta un empujón necesario de los que deben hacerlo para poner en valor los grandes vinos de esta tierra; su trabajo con variedades autóctonas y con la Garnacha Tintorera estos últimos años es un claro indicador de que algo se está moviendo por aquí, de que sus suelos de pizarra le confieren un carácter único a sus vinos, esas tierras buscan que las amemos y le devolvamos tan solo un poco de todo lo que ellas nos ofrecen...
Otra reflexión que me viene a la cabeza tiene que ver con que los mejores vinos según la XV Cata de la Feria son de la zona de A Rúa...la tierra, la madre tierra...el terruño manda.

lunes, 28 de julio de 2014

#GalletariaExperience, o lo que se perdió el Monstruo de las Galletas

Pimienta rosa
 El pasado miércoles 9 de julio asistí, junto con otros compañeros bloggers, Alberto de Mais Grelos, Faustino Batallán de GastroyPolítica, Lluis Domenech, de La Buena Pitanza y Jose Crusat de Del Comercio y del Bebercio a la cata-degustación y presentación de Galletaria, una empresa compuesta por dos socios, Jose Mulero y Juan Ramón Junqueras, este último residente en Zaragoza desde donde controla, entre otras cosas, las redes sociales (superactivo en Twitter y Facebook) por las que empieza a moverse este interesante proyecto. Jose Mulero se encarga de meter las manos en harina todos los días, en su obrador de Santiago de Compostela desde donde fabrica de manera artesanal todas y cada una de las 60 referencias que nos ofrece Galletaria. "Galletas hechas una a una", ese es su lema. De momento los pedidos se realizan online a través de su página web (www.galletaria.com) o por teléfono y el precio es realmente bueno.

Todas sus galletas se fabrican con ingredientes 100% naturales, y eso se aprecia desde el primer momento en que muerdes o simplemente hueles una de sus galletas... Es como si cada uno de los ingredientes que la componen se hubiesen combinado solo para sorprender a tus sentidos...toda una explosión de aromas y sabor, plenamente identificables en cada una de las variedades.
Una representación de las maravillas de Galletaria

Para que la presentación todavía fuese más apetecible, el maestro de maestros Oscar de Toro, propietario del Café Venecia, el rey del café, amenizaba la cata con una creación muy veraniega de café, unos combinados estilo Frappé realmente deliciosos.
Todo listo para que Oscar de Toro comience

Mientras Jose Mulero nos contaba la historia de Galletaria, los inicios con la galleta "Caetaria", que debe su nombre al pueblo donde nació, pasando luego a hablarnos de las 60 referencias que elabora en su obrador, nosotros podíamos degustarlas acompañadas de las creaciones de Oscar de Toro...deliciosa la espuma fría de café!!!!
Jose Mulero hablando de Galletaria

Entre las más alabadas por los que allí estábamos, estaban las de Licor Café (mi favorita como no... recordad...#suellen), la de Módena (espectacular), la de Pimienta Rosa (uffffff, qué rica), la de Cuatro Quesos, la de Parmesano, la de Avena, Moscatel.. madre mía...TODAS!!!!
De Módena

De Licor de Café

No voy a explicaros mucho más, porque creo que las fotos hablan por sí solas...parece que sus aromas atraviesen la pantalla...sólo os digo una cosa...deberíais estar haciendo un pedido ya!! Si el superconocido monstruo de Barrio Sésamo no fuera un muñeco...ya habría puesto a funcionar su tarjeta de crédito!!!
De polen de abeja y centeno y chocolate

De Moscatel

De Curry

De Canestrelli y patata gallega, apta para celiacos

Naranjichoco, vainilla, café, nata...

4 Quesos

El inicio de esta #GalletariaExperience (hashtag realmente acertado, cosecha de Faustino Batallán de GastroyPolítica) resultó realmente gratificante, para mí especialmente...conociendo a nuevos bloggers, y sobre todo porque fuimos emplazados a una segunda #GalletariaExperience en el obrador con Jose Mulero y nosotros mismos elaborando galletas "in situ" para luego degustarlas con un buen desayuno... Deseando estoy que llegue el día!!!!


viernes, 25 de julio de 2014

Corazón da Artesanía en Agolada: Comer, beber, crear


El pasado 5 de julio me acerqué a la localidad pontevedresa de Agolada,donde se celebraba el III Encontro de Artesanía Tradicional e Popular de Galicia, Corazón da Artesanía, organizado por la Fundación Centro Galego da Artesanía e do Deseño. Ya me habían comentado que la feria merecía la pena y la verdad es que no se equivocaban. Pese a que solo pude pasarme por allí un par de horitas y que el tiempo no acompañaba mucho, fue una experiencia estupenda y una ocasión más de saludar a gente a la que admiro y de conocer artesanos que están haciendo una gran labor por mantener nuestras tradiciones y modernizarlas a la vez.

La Feria tiene lugar en los Pendellos de Agolada, único recinto ferial de origen medieval ubicado en un casco urbano. Desde sus orígenes se utilizó para celebrar ferias y comerciar con ganado; ahora que han sido restaurados, sirven, desde hace tres años, de escenario del Encontro de Artesanía.

Y no hay mejor excusa para ir a visitarlos. El Encontro no decepciona; cuidado hasta el mínimo detalle, en cada uno de los "pendellos" uno o varios artesanos nos muestran en vivo su trabajo. En algunos de ellos también había talleres en los que podías participar, incluso los más pequeños de la casa; en otros se alternan charlas didácticas y showcookings de los cocineros más prestigiosos del panorama gallego.... Me perdí a Pepe Solla y su actividad Artesanía no Prato por haber llegado tarde, fue una pena la verdad!
Sanín, obradoiro de de Percusión Tradicional


En los pendellos estaban, entre otros, los hermanos Seivane, contándonos el proceso de elaboración de sus gaitas...toda una obra de arte, reflejo de la paciencia, tesón y buen hacer de los Seivane. También pude echar un vistazo a los obradoiros de olería ( geniales los oleiros de Buño  y Gundivós), cestería, forja, carpintería de Ribeira, tornería de madera, collares y un largo etcétera con el que entretenerte durante los 3 días que dura la feria. También pasé, por supuesto, por el "pendello" donde estaba Elena Ferro de Eferro  con sus zuecos, fantástico ejemplo de tradición y modernidad en perfecta armonía. Que aún no tienes unos? Pues deberías!!!!

Los hermanos Seivane
Eferro y sus zuecos y sandalias
Artesanía con conchas de mar
Carpintería de Ribeira

Además de los "pendellos" propiamente dichos, la organización dispuso también toda una serie de stands donde se podía degustar infinidad de productos artesanos gallegos, y ahí es donde empleé la mayor parte de mi tiempo en Agolada. ¿Dónde si no? Aficionada como soy a zamparme todo tipo de cosas ricas y, sobre todo, apasionada como soy del vino; algunos ya conoceréis mi hashtag en Facebook #suellen, que dicho sea de paso, no pretende más que poner un toque de humor a todo esto y demostrar que beber vino, catarlo, entenderlo, degustarlo, lo que queráis, puede y DEBE ser algo divertido.


Futbolín de zuecos de Eferro


Pues bien, la zona de los stands, a quien primero me apetecía saludar era a Ramón Blanco, creador de Sin Palabras de la Adega Castro Brey. Situada en Vila de Cruces, herencia familiar, apuesta por un terreno singular, propio, único, que otorga a sus vinos algo imposible de describir si no se prueba (el nombre "Sin Palabras", le viene que ni pintado). Pero esta vez, yo no iba para probar su Sin Palabras (aunque siempre resulte grato para el paladar!), sino para conocer de primera mano su Nice to Meet You y su "sinergia" con Elena Ferro, la creadora de EferroNice to Meet You, es, al igual que su primo hermano Sin Palabras, una explosión de sabor en tu boca. Se trata en este caso de un plurivarietal que combina 40% de albariño, 40% Treixadura y Godello (cepas de 50 años). De color dorado, aromático, frutal, en boca es untuoso y persistente, pero mantiene un perfecto equilibrio y conserva la acidez justa. Este vino, con una producción hasta el momento de poco más de 5000 botellas, se lanzó al mercado para conmemorar los 30 años de vida de la bodega.

Con Ramón Blanco de Adegas Castrobrey, vinos sin palabras

Siguiendo de paseo por la feria, también me encontré con los compañeros de VideVide, de Santiago, que se encargaban de promocionar el espumoso de Roandi Brinde de Rosas. También estaban, entre otros, Granxa Maruxa con sus Maruxas de nata, representantes de cervezas artesanas (Keltius, Aloumiña), la sidra natural Ribela de A Estrada, Artesás de Noces de Lugo, Carabuñas, de Allariz,  Confetti, también de Lugo (sus tejas de naranjas son deliciosas), Requesón e Mel de As Neves, Queixeria Prestes, Castelo con sus setas y grelos, Conservas Currricán, Anaco Cooperativa Galega (encaminada a la creación de empleo entre colectivos de mujeres en riesgo de exclusión social), con sus Anachoas (las mejores para una megafan de las anchoas como yo!), La Torta de Porriño (deliciosa, con el sabor de la nata de "antaño") y un largo etcétera. Os invito a que paséis por la página de Facebook de la Fundación Centro Galego da Artesanía e do Deseño para ver sus fotos y el plano completo de los artesanos que se dieron cita allí.
Delicatessen de Confetti

Carabuñas, de Allariz

VideVide con el espumoso de la Adega Roandi

Artesás de Noces


Cooperatica Anaco, con sus Anachoas


Mi experiencia en Agolada no pudo ser más gratificante; tan solo me quedé con la pena de no poder estar más tiempo y asistir el domingo a los talleres a los que no pude ir el sábado: Showcookings, sobre todo, y la presentación de Sinerxias no Rural, la colaboración de Elena Ferro y Ramón Blanco de Adegas Castrobrey,  de la que ya hablé antes, y que consiste en una edición limitada (una caja de madera con la rejilla típica de los gallineros, genial!) de la botella Nice to Meet You con unos zuecos creados por Elena a juego con la original botella de la bodega. Nuestros zuecos en modelo "Nice", muchísimo mejor que unos Nike.... dondevasaparar!!!!!! Por cosas como este merece la pena volver el año que viene!
Sinerxia Eferro/Adega Castrobrey "Nice to Meet You"

martes, 22 de julio de 2014

Quinta das Bágeiras, la tradición en estado puro, o el madrugón que mereció la pena


Tras haber pasado el día anterior por Tui, para sumergirme en la Emoción dos Viños 2014 el 14 de junio y después de una noche demasiado larga, me tocaba madrugar para irme hasta Aveiro (Portugal) a visitar la bodega de Mário Sérgio Alves Nuno: A QUINTA DAS BÁGEIRAS.

A Mário ya había tenido la ocasión (y la suerte) de escucharle hablando de sus vinos hacía un par de meses en la Xabinoteca (antigua Viña de Xabi, lugar de referencia en Santiago para todo aquel que quiera probar vinos diferentes y poco convencionales, y del que ya he hablado en muchas ocasiones anteriores). Tras aquella "cata entre amigos", se decidió que lo siguiente sería ir a visitar su Quinta y, además de degustar sus vinos, probar el leitão al estilo de Fogueira, la localidad donde se enclava A Quinta das Bágeiras en Aveiro.

Allá nos fuimos un grupo de amigos rumbo a la zona conocida como Región Demarcada Bairrada, donde Mário tiene su Quinta y produce de forma artesanal sus vinos, empleando la variedad de uva tinta tradicional de la zona y que reivindica junto con otro grupo de viticultores: Baga. Los vinos elaborados con esta variedad, complejos, potentes, pero que conservan frescura y mineralidad, tienen una larga vida en botella (en su elaboración permanecen 18 meses en botella tras pasar 16 en toneles de roble), por lo que son más que recomendables como vinos de guarda.



En el caso de sus vinos blancos, las variedades más empleadas son Maria Gomes y Bical.

Entre los vinos que puede ofrecerte la Quinta, te encuentras con los espumosos (espumantes los llaman allí) blanco, rosado (delicioso) y tinto (este último todo un descubrimiento, la uva se manifiesta en todo su esplendor). Tras recibirnos con una copa de espumoso bien fresquito (fuera había cerca de 35º), nos dirigimos a la cocina para ver cómo metían en el horno los leitãos que luego nos comeríamos con Mário.

Después de la explicación de cómo se cocinan al estilo de la zona, nos dirigimos al exterior para visitar algunos de los viñedos propiedad de la Quinta y donde pudimos observar el estilo totalmente tradicional de la zona y las características de sus suelos, además de la antigüedad de algunas de sus viñas.



A la vuelta, nos dirigimos a otra parte de la bodega para seguir con una degustación de aceite gallego (el único que emplea Mário, según él mismo dijo) y de algunas delicias elaboradas por su familia (patés caseros).

Con los leitãos casi listos, nos sentamos en la mesa con Mário; primero un arroz y luego ya el leitão, todo ello regado por los vinos de la Quinta das Bágeiras: los espumosos, Garrafeira (blanco y tinto), el espectacular Pai Abel, dedicado a su padre (blanco y tinto también), realmente fantástico, vino potente ( el blanco casi 14º!), mineral, de color dorado, también apto como vino de guarda; en su elaboración fermentan en barrica y luego permaneden 24 meses en botella antes de salir al mercado.



Mientras comíamos (y bebíamos), Mário nos iba contando más cosas de sus vinos y de su tierra, y finalizamos con postres también caseros y licores elaborados también, cómo no, por Mário.

Tras la comida, nos quedaba tal vez lo mejor de la visita: Las explicaciones de Mário "a pie de bodega". Ya me había maravillado su forma de "contar" sus vinos, de explicarnos su tradicional y natural elaboración, pero verlo y escucharlo en su propia "Quinta", no tiene precio...tan solo hay que permanecer en silencio,  dejarlo hablar, prestar atención...no necesitas entender nada más... el instinto de este viticultor a la hora de elaborar sus vinos es algo difícil de contar si no se escucha la pasión con la que habla de lo suyo, y si no se prueba alguna de sus maravillas.





Después de lo mejor, venía lo mejor de lo mejor: la visita a la "cava" subterránea donde se almacenan sus vinos, sus incontables espumosos y sus otras obras de arte... Espectacular cava... visita obligada!!!






Después de la intensa visita, y de una comida genial (con fados cantados por la familia incluidos), nos tocaba despedirnos e iniciar un largo y cansado viaje de vuelta a Santiago. El cansancio en mí era evidente, tras la "emoción" de Tui, ahora no parecía sentirme muy emocionada, sino más bien agotada... pero la visita a la Quinta das Bágeiras es algo que todo amante del vino hecho de forma natural y tradicional debe hacer al menos una vez; he de decir que me siento una privilegiada por haber escuchado a Mário Alves y haber probado sus vinos. Mereció la pena la falta de sueño, mereció la pena conocer un poco más a este maestro...




Farewell Portugal!! Qué ganas de volver!!