...Porque siempre hay un "Plan B" para cada ocasión...para alegrarnos el día a bocados y pequeños tragos...

viernes, 25 de julio de 2014

Corazón da Artesanía en Agolada: Comer, beber, crear


El pasado 5 de julio me acerqué a la localidad pontevedresa de Agolada,donde se celebraba el III Encontro de Artesanía Tradicional e Popular de Galicia, Corazón da Artesanía, organizado por la Fundación Centro Galego da Artesanía e do Deseño. Ya me habían comentado que la feria merecía la pena y la verdad es que no se equivocaban. Pese a que solo pude pasarme por allí un par de horitas y que el tiempo no acompañaba mucho, fue una experiencia estupenda y una ocasión más de saludar a gente a la que admiro y de conocer artesanos que están haciendo una gran labor por mantener nuestras tradiciones y modernizarlas a la vez.

La Feria tiene lugar en los Pendellos de Agolada, único recinto ferial de origen medieval ubicado en un casco urbano. Desde sus orígenes se utilizó para celebrar ferias y comerciar con ganado; ahora que han sido restaurados, sirven, desde hace tres años, de escenario del Encontro de Artesanía.

Y no hay mejor excusa para ir a visitarlos. El Encontro no decepciona; cuidado hasta el mínimo detalle, en cada uno de los "pendellos" uno o varios artesanos nos muestran en vivo su trabajo. En algunos de ellos también había talleres en los que podías participar, incluso los más pequeños de la casa; en otros se alternan charlas didácticas y showcookings de los cocineros más prestigiosos del panorama gallego.... Me perdí a Pepe Solla y su actividad Artesanía no Prato por haber llegado tarde, fue una pena la verdad!
Sanín, obradoiro de de Percusión Tradicional


En los pendellos estaban, entre otros, los hermanos Seivane, contándonos el proceso de elaboración de sus gaitas...toda una obra de arte, reflejo de la paciencia, tesón y buen hacer de los Seivane. También pude echar un vistazo a los obradoiros de olería ( geniales los oleiros de Buño  y Gundivós), cestería, forja, carpintería de Ribeira, tornería de madera, collares y un largo etcétera con el que entretenerte durante los 3 días que dura la feria. También pasé, por supuesto, por el "pendello" donde estaba Elena Ferro de Eferro  con sus zuecos, fantástico ejemplo de tradición y modernidad en perfecta armonía. Que aún no tienes unos? Pues deberías!!!!

Los hermanos Seivane
Eferro y sus zuecos y sandalias
Artesanía con conchas de mar
Carpintería de Ribeira

Además de los "pendellos" propiamente dichos, la organización dispuso también toda una serie de stands donde se podía degustar infinidad de productos artesanos gallegos, y ahí es donde empleé la mayor parte de mi tiempo en Agolada. ¿Dónde si no? Aficionada como soy a zamparme todo tipo de cosas ricas y, sobre todo, apasionada como soy del vino; algunos ya conoceréis mi hashtag en Facebook #suellen, que dicho sea de paso, no pretende más que poner un toque de humor a todo esto y demostrar que beber vino, catarlo, entenderlo, degustarlo, lo que queráis, puede y DEBE ser algo divertido.


Futbolín de zuecos de Eferro


Pues bien, la zona de los stands, a quien primero me apetecía saludar era a Ramón Blanco, creador de Sin Palabras de la Adega Castro Brey. Situada en Vila de Cruces, herencia familiar, apuesta por un terreno singular, propio, único, que otorga a sus vinos algo imposible de describir si no se prueba (el nombre "Sin Palabras", le viene que ni pintado). Pero esta vez, yo no iba para probar su Sin Palabras (aunque siempre resulte grato para el paladar!), sino para conocer de primera mano su Nice to Meet You y su "sinergia" con Elena Ferro, la creadora de EferroNice to Meet You, es, al igual que su primo hermano Sin Palabras, una explosión de sabor en tu boca. Se trata en este caso de un plurivarietal que combina 40% de albariño, 40% Treixadura y Godello (cepas de 50 años). De color dorado, aromático, frutal, en boca es untuoso y persistente, pero mantiene un perfecto equilibrio y conserva la acidez justa. Este vino, con una producción hasta el momento de poco más de 5000 botellas, se lanzó al mercado para conmemorar los 30 años de vida de la bodega.

Con Ramón Blanco de Adegas Castrobrey, vinos sin palabras

Siguiendo de paseo por la feria, también me encontré con los compañeros de VideVide, de Santiago, que se encargaban de promocionar el espumoso de Roandi Brinde de Rosas. También estaban, entre otros, Granxa Maruxa con sus Maruxas de nata, representantes de cervezas artesanas (Keltius, Aloumiña), la sidra natural Ribela de A Estrada, Artesás de Noces de Lugo, Carabuñas, de Allariz,  Confetti, también de Lugo (sus tejas de naranjas son deliciosas), Requesón e Mel de As Neves, Queixeria Prestes, Castelo con sus setas y grelos, Conservas Currricán, Anaco Cooperativa Galega (encaminada a la creación de empleo entre colectivos de mujeres en riesgo de exclusión social), con sus Anachoas (las mejores para una megafan de las anchoas como yo!), La Torta de Porriño (deliciosa, con el sabor de la nata de "antaño") y un largo etcétera. Os invito a que paséis por la página de Facebook de la Fundación Centro Galego da Artesanía e do Deseño para ver sus fotos y el plano completo de los artesanos que se dieron cita allí.
Delicatessen de Confetti

Carabuñas, de Allariz

VideVide con el espumoso de la Adega Roandi

Artesás de Noces


Cooperatica Anaco, con sus Anachoas


Mi experiencia en Agolada no pudo ser más gratificante; tan solo me quedé con la pena de no poder estar más tiempo y asistir el domingo a los talleres a los que no pude ir el sábado: Showcookings, sobre todo, y la presentación de Sinerxias no Rural, la colaboración de Elena Ferro y Ramón Blanco de Adegas Castrobrey,  de la que ya hablé antes, y que consiste en una edición limitada (una caja de madera con la rejilla típica de los gallineros, genial!) de la botella Nice to Meet You con unos zuecos creados por Elena a juego con la original botella de la bodega. Nuestros zuecos en modelo "Nice", muchísimo mejor que unos Nike.... dondevasaparar!!!!!! Por cosas como este merece la pena volver el año que viene!
Sinerxia Eferro/Adega Castrobrey "Nice to Meet You"

martes, 22 de julio de 2014

Quinta das Bágeiras, la tradición en estado puro, o el madrugón que mereció la pena


Tras haber pasado el día anterior por Tui, para sumergirme en la Emoción dos Viños 2014 el 14 de junio y después de una noche demasiado larga, me tocaba madrugar para irme hasta Aveiro (Portugal) a visitar la bodega de Mário Sérgio Alves Nuno: A QUINTA DAS BÁGEIRAS.

A Mário ya había tenido la ocasión (y la suerte) de escucharle hablando de sus vinos hacía un par de meses en la Xabinoteca (antigua Viña de Xabi, lugar de referencia en Santiago para todo aquel que quiera probar vinos diferentes y poco convencionales, y del que ya he hablado en muchas ocasiones anteriores). Tras aquella "cata entre amigos", se decidió que lo siguiente sería ir a visitar su Quinta y, además de degustar sus vinos, probar el leitão al estilo de Fogueira, la localidad donde se enclava A Quinta das Bágeiras en Aveiro.

Allá nos fuimos un grupo de amigos rumbo a la zona conocida como Región Demarcada Bairrada, donde Mário tiene su Quinta y produce de forma artesanal sus vinos, empleando la variedad de uva tinta tradicional de la zona y que reivindica junto con otro grupo de viticultores: Baga. Los vinos elaborados con esta variedad, complejos, potentes, pero que conservan frescura y mineralidad, tienen una larga vida en botella (en su elaboración permanecen 18 meses en botella tras pasar 16 en toneles de roble), por lo que son más que recomendables como vinos de guarda.



En el caso de sus vinos blancos, las variedades más empleadas son Maria Gomes y Bical.

Entre los vinos que puede ofrecerte la Quinta, te encuentras con los espumosos (espumantes los llaman allí) blanco, rosado (delicioso) y tinto (este último todo un descubrimiento, la uva se manifiesta en todo su esplendor). Tras recibirnos con una copa de espumoso bien fresquito (fuera había cerca de 35º), nos dirigimos a la cocina para ver cómo metían en el horno los leitãos que luego nos comeríamos con Mário.

Después de la explicación de cómo se cocinan al estilo de la zona, nos dirigimos al exterior para visitar algunos de los viñedos propiedad de la Quinta y donde pudimos observar el estilo totalmente tradicional de la zona y las características de sus suelos, además de la antigüedad de algunas de sus viñas.



A la vuelta, nos dirigimos a otra parte de la bodega para seguir con una degustación de aceite gallego (el único que emplea Mário, según él mismo dijo) y de algunas delicias elaboradas por su familia (patés caseros).

Con los leitãos casi listos, nos sentamos en la mesa con Mário; primero un arroz y luego ya el leitão, todo ello regado por los vinos de la Quinta das Bágeiras: los espumosos, Garrafeira (blanco y tinto), el espectacular Pai Abel, dedicado a su padre (blanco y tinto también), realmente fantástico, vino potente ( el blanco casi 14º!), mineral, de color dorado, también apto como vino de guarda; en su elaboración fermentan en barrica y luego permaneden 24 meses en botella antes de salir al mercado.



Mientras comíamos (y bebíamos), Mário nos iba contando más cosas de sus vinos y de su tierra, y finalizamos con postres también caseros y licores elaborados también, cómo no, por Mário.

Tras la comida, nos quedaba tal vez lo mejor de la visita: Las explicaciones de Mário "a pie de bodega". Ya me había maravillado su forma de "contar" sus vinos, de explicarnos su tradicional y natural elaboración, pero verlo y escucharlo en su propia "Quinta", no tiene precio...tan solo hay que permanecer en silencio,  dejarlo hablar, prestar atención...no necesitas entender nada más... el instinto de este viticultor a la hora de elaborar sus vinos es algo difícil de contar si no se escucha la pasión con la que habla de lo suyo, y si no se prueba alguna de sus maravillas.





Después de lo mejor, venía lo mejor de lo mejor: la visita a la "cava" subterránea donde se almacenan sus vinos, sus incontables espumosos y sus otras obras de arte... Espectacular cava... visita obligada!!!






Después de la intensa visita, y de una comida genial (con fados cantados por la familia incluidos), nos tocaba despedirnos e iniciar un largo y cansado viaje de vuelta a Santiago. El cansancio en mí era evidente, tras la "emoción" de Tui, ahora no parecía sentirme muy emocionada, sino más bien agotada... pero la visita a la Quinta das Bágeiras es algo que todo amante del vino hecho de forma natural y tradicional debe hacer al menos una vez; he de decir que me siento una privilegiada por haber escuchado a Mário Alves y haber probado sus vinos. Mereció la pena la falta de sueño, mereció la pena conocer un poco más a este maestro...




Farewell Portugal!! Qué ganas de volver!!

lunes, 21 de julio de 2014

La "Emoción" ha vuelto


El título tiene un poco de trampa, tal vez. Desde este instante (es la 1:00 am) una serie de entradas se irán publicando casi consecutivamente, aunque hayan tenido lugar en días distintos durante el espacio aproximado de un mes.

¿Por qué la Emoción? Porque ha marcado el comienzo... porque ha sido el momento en el que la "emoción" y la "ilusión" por volver a cuidar de mi criaturilla (este blog) se removieron dentro de mí. Ya hacía un tiempo que buscaba las fuerzas y las ganas de volver a escribir, y este fue, sin duda, el punto de partida.

A IV EMOCIÓN DOS VIÑOS, tuvo lugar el 14 de junio en el Claustro de la Catedral de Tui. Entorno mágico, inigualable, el mejor... Sirvió para mí de reencuentro con viejos amigos, como ocasión de conocer a más gente maravillosa en este mundo del vino que tanto me apasiona, y, sobre todo, como verdadero impulsor de este nuevo "Re-nacer" de mi blog.


Bien, tras no poder asistir el año pasado, no iba a quedarme con las ganas por segundo año consecutivo; así que allá me fui, dispuesta a disfrutar de lo que tan mágico entorno iba a ofrecerme: La oportunidad de conocer muchas novedades que no podré encontrar en el mercado convencional, y sobre todo, poder escuchar, ver, sentir, lo que estos viticultores venidos de toda España y también de otros lugares de Europa venían a ofrecernos.

No voy a enumerarlos a todos aquí, porque, entre otras cosas, y por desgracia, no conté con todo el tiempo que hubiese necesitado para poder visitar todos los "stands"... Además, lo mío es la charla, así que, entre lo que me entretuve con algunos stands de bodegas amigas, y que también tuve que "trabajar"(ya lo explicaré más adelante), el tiempo se me fue volando...Eso sí, en la mejor compañía y difrutando también de la noche en Tui con algunos de ellos.

Allí pudimos disfrutar de los vinos de, entre otros,
Desde Betanzos Lorenzo Bescansa e Adega Beade, del Barbanza Antonio Saborido e Adega Entreosrios, de mi colega Jose Crusat, y su interesante apuesta por la variedad "raposo" (Ese Vulpes Vulpes, genial!), 
Jose Crusat y Antonio Saborido


Del Ribeiro Manuel Formigo, Bernardo Estévez, con su genial ISSUÉ, que no te dejará nunca indiferente, viticultura biodinámica, Luis Anxo Rodriguez, Xosé Lois Sebio, una de mis debilidades, con sus Viños de Encostas (espectacular Máis Alá, y por supuesto sus Hush y Salvaxe... Superhéroe) y Javier Monsalve, con su Eloi Lorenzo.  Desde  Sabariz A Pita Cega,




Xosé Lois Sebio, todo un Superhéroe


Desde Ribeira Sacra Guímaro, Regueiral, Ribeira Sacra Viticultores, Fernando Algueira, Régoa, Ponte da Boga, Ronsel do Sil, Roberto Regal e Atrium Vitis, sin duda una selección de los mejores, 

De Valdeorras Adega da Pinguela, José Luis Arístegui (grande él, grandes sus vinos, sin duda, sus Godellos aromáticos, aterciopelados, buenos vinos de guarda...espectacular su Traste de Garnacha...simplemente brutal) y Nacho Gonzalez,al que tuve la ocasión de conocer gracias a mi amigo Alfredo Maestro. Buena gente Nacho; me encantó su La Perdida, garnacha, de Larouco, me pareció espectacular...y todavía más el poder compartir el cachito de mesa de Alfredo Maestro con él y Gregory Pérez, del Bierzo, con su Mengoba. 
Con José Luis Arístegui


La Perdida, de Nacho González
Gregory Pérez, Mengoba

Desde las Rías Baixas Tricó Begoña Troncoso (O Condado) Albamar, Nanclares, Forjas del Salnés, Pedralonga, AttisDo Ferreiro...
Desde Monterrei, Quinta da Muradella...

Portugal...qué buenos vinos se  están haciendo en Portugal:  Anselmo Mendes (maravilloso) Edmund do Val (Melgaço-Monçao dos Vinhos Verdes; muy interesante la etiqueta termodinámica que te indica cuándo el vino ha alcanzado la temperatura adecuada de servicio), Terras de Tavares, Casa de Mouraz e Alvaro Castro (Dao) Conceito, Quinta do Infantado e Quinta do Vale da Perdiz (Douro) Quinta das Bageiras (vinazos también, pero no comentaré nada más aquí, puesto que al día siguiente tuve la oportunidad de visitarla en persona y le dedicaré la siguiente entrada de este blog) e Casal Figueira (Serra de Montejunto, Lisboa), su António me dejó sin palabras...bru-tal... Y buena gente también..deseando hacerles una visita!



Desde las Riberas del Duero  mi querido amigo Alfredo Maestro Tejero...sobre lo buen tío que es ya no diré nada, y de sus vinos...sobra decir que me parecen de una calidad excepcional: hasta Tui se trajo su Albillo Lovamor, sus Garnachas y sus Tempranillos... Marciano, El Rey del Glam, la Olmera, La Guindalera...y no podía faltar La Cosa...vino dulce...realmente sabroso, un vino vivo, que evoluciona en botella. Hasta tuve la ocasión de hacer de alter ego de Alfredo mientras él se daba una vueltecilla por el claustro para saludar a los demás colegas...me lo pasé estupendamente, aunque pido perdón por si no supe informar correctamente sobre los vinos...Una hace lo que puede!
Con Alfredo Maestro y Jose Crusat


De la Sierra de Gredos la garnacha (entre otros) de Orlando Lumbreras (gran tipo también, me encantaron sus albillos!)

Envínate: ese proyecto de cuatro chicos que se conocieron estudiando enología en BarcelonaLaura Ramos, José Martínez, Roberto Santana y Alfonso Torrent, con sus vinos de parcelas de lugares tan diferentes como Canarias (La Orotava), Extremadura o la Ribeira Sacra, muy interesante; genial haberlos conocido, además de poder probar alguna de sus creaciones, La Solana, 7 Fuentes...


El día se acaba, muchos se quedaron sin probar, pero me esperaba la suerte de poder compartir una cena con mi amiga Natalia y algunos de ellos (Alfredo Maestro, Gregory Pérez, Jose Crusat...): Allá nos fuimos con Marina Cruces, de Viñoteca de García Tui, organizadora de la Emoción junto con Antonio Portela. Fue un placer haberla conocido en persona, es realmente encantadora! Gracias Marina por todo!!! 

Se me olvidan muchos, y sobre todo, me dejo muchos sin conocer, me dejo muchas palabras por el camino... Pero la experiencia no pudo ser mejor... la emoción es la emoción, sólo se siente si has estado allí y has compartido aunque sólo sea un pequeño trago con estos genios de los vinos, y con la gente que allí te encuentras... La emoción es un punto de retorno, porque el año que viene volverá la emoción, y esta que os escribe estará de nuevo allí.